Antecedentes históricos

El balneario de Santa Águeda

Según un folleto editado en 1890 por el establecimiento balneario de Santa Águeda, las aguas medicinales de este lugar presentaban efectos beneficiosos sobre el aparato respiratorio, circulatorio, digestivo, etc. Asimismo, poseían propiedades sedantes del sistema nervioso central en un primer período, para luego desarrollar acciones excitantes de los nervios vasomotores y finalmente alterantes de los sistemas nervioso y sanguíneo. Con el fin de proporcionar un servicio adecuado a quienes quisieran beneficiarse de las cualidades de estas aguas, el balneario contaba con unas magníficas instalaciones hosteleras que contribuyeron a que el establecimiento adquiriera renombre entre las capas más altas de la sociedad.

Imagen del Balneario de Santa Águeda Imagen del Balneario de Santa Águeda Imagen del Balneario de Santa Águeda

Durante la tercera guerra carlista, el balneario se habilitó como hospital de sangre al que se retiraron los heridos atendidos en el hospital de Gomilaz durante la campaña de Dorregaray en el invierno de 1875. De este modo se produjo la primera visita de Benito Menni a Santa Águeda.

Imagen del Balneario de Santa Águeda Imagen del Balneario de Santa Águeda