Aita Menni colabora en un postgrado pionero orientado a la humanización y al acompañamiento espiritual

02/07/2019

Lo impartirá la Universidad de Deusto. En el posgrado colaboran el Hospital San Juan de Dios de Santurtzi (unidad docente asociada), el Obispado de Bilbao, a cuya iniciativa se debe esta formación, Cáritas Diocesana de Bilbao y el Hospital Aita Menni (Hermanas Hospitalarias).

Pacientes y personas usuarias de servicios sociales y sanitarios y familias constatan la necesidad de mejorar la formación de los profesionales en humanización y acompañamiento. Por este motivo, la Universidad de Deusto ha puesto en marcha un nuevo programa de posgrado para formar a profesionales en la mejora de la empatía, escucha activa y acompañamiento tanto a nivel sanitario, como social, psicológico y espiritual. El 'Experto en humanización de la salud y acompañamiento espiritual en los ámbitos social y sanitario' de la Facultad de Teología es pionero en el campo universitario español.  

En los procesos de planificación y atención terapéutica, los sistemas sociales y sanitarios europeos valoran cada vez más, la importancia de la dimensión antropológica y espiritual, entendida esta última desde una perspectiva plural, transcultural e integradora. Dentro de esta filosofía, el nuevo título de Deusto pretende dar respuesta a estos planteamientos formando en competencias prácticas y generales sobre cuestiones como: problemas sanitarios y sociales, antropología cultural y espiritual, habilidades de comunicación, técnicas de acompañamiento, asesoramiento a cuidadores formales e informales, mediación y gestión de conflictos, afrontamiento de la pérdida, el duelo, la enfermedad y la muerte. 

Ayudar a “hacer las maletas con el equipaje adecuado” 

Jacinto Bátiz, miembro de la comisión académica del experto y director del Instituto para Cuidar Mejor del hospital de San Juan de Dios de Santurtzi, puso de manifiesto durante la presentación, que la experiencia de sufrimiento “es universal y suele intensificarse en las fronteras del final de la vida”. Su existencia se convierte para los profesionales “en un desafío técnico y en un imperativo moral, que exige no mirar para otro lado”. Según dijo, “el sufrimiento de las personas tiene cuatro dimensiones: la física, la emocional, la social y la espiritual. Por lo que hemos de considerar que la mayor parte del sufrimiento que ocurre en este final de la vida, aparte de provocarlo el dolor físico, tiene que ver con otros temas emocionales, sociales y espirituales y con su propia incapacidad para resolver los interrogantes más profundos de la vida. El aspecto espiritual quizá sea la parte más desconocida de la medicina, pero es sobre el que los pacientes demandan más en sus últimos días”. Bátiz indicó igualmente que “acompañar en el final de la vida desde la espiritualidad es ayudar a hacer las maletas con el equipaje adecuado, con lo que importa”.

fachada

La iniciativa formativa se desarrollará desde octubre de 2019 a junio de 2020, con un total de 30 créditos obligatorios y 6 créditos más de libre elección. Tendrá un máximo de 30 alumnos que efectuarán su formación tanto en el campus de Bilbao de la Universidad de Deusto como en el Hospital San Juan de Dios de Santurtzi. 

El posgrado formará a los profesionales en dos líneas temáticas. Por un lado, la humanización de la salud y, por otro, el acompañamiento espiritual, tanto en el ámbito social (pacientes con discapacidad, inmigrantes, colectivos vulnerables, víctimas de violencia, maltrato, abandono…) como en el sanitario (hospitales, centros de salud, atención domiciliaria). Para este objetivo, se cuenta con la colaboración de diversas instituciones sociales y sanitarias, como son el Obispado de Bilbao —a cuya iniciativa se debe el experto—, Cáritas Diocesana de Bilbao y el Hospital Aita Menni (Hermanas Hospitalarias). 

El 'Experto en humanización de la salud y acompañamiento espiritual en los ámbitos social y sanitario' se dirige tanto a profesionales del campo sanitario como a profesionales de la intervención social, agentes de pastoral de la salud, ministros de confesiones religiosas y voluntariado sanitario y social, entre otros.