'Llaves de apertura' que nos conducen a caminos de crecimiento en Salud Integral

23/11/2021

Celebramos un taller bajo el título "Diseñados para una visión global. Valor, Salud Integral". Roberto Narvaiz, enfermero y coordinador del Servicio de Pastoral de Hermanas Hospitalarias de Martorell, se acercó hasta Arrasate para invitarnos a poner el foco en nosotros mismos, a entrar en la gestión personal y asistencial de este valor que antes que nada es una actitud que podemos hacer crecer en nuestro desarrollo personal y profesional.

Hermanas Hospitalarias Aita Menni imparte formación específica para completar el itinerario formativo en Identidad. Nuestros valores diferenciales son aquellos que definen nuestra identidad, nuestra cultura hospitalaria, y que inspiran nuestro trabajo diario. El director del Complejo Asistencial en Salud Mental Benito Menni de San Boi de Llobregat, Joan Orrit, inauguró, en octubre de 2019, este programa y nos habló sobre la gestión de San Benito Menni y la hospitalidad como valor síntesis. En abril de 2021, nuestro director médico, el doctor Manuel Martín, continúo esta formación empezando por destacar el crítico contexto histórico que hubo de afrontar nuestro fundador, un periodo de pandemias y crisis con ciertas similitudes con el momento actual. 

Nuestro trabajo por la salud abarca todas las dimensiones de la persona según el humanismo integral. Nos proponemos curar y cuidar. Para continuar con este plan de formación, Roberto Narvaiz, enfermero y coordinador del Servicio de Pastoral de Hermanas Hospitalarias de Martorell, se acercó hasta Arrasate para centrarse en el valor de la Salud Integral. 

¿Cómo gestiono mis necesidades? ¿Qué tipo de necesidades tengo? ¿Gestiono mi vida enfocada en la búsqueda de salud? ¿Qué tipo de salud?... Durante las dos sesiones en las que se impartió el taller, los días 17 y 18 de noviembre, el ponente, bajo el título "Diseñados para una visión global. Valor, Salud Integral", fue desgranando en su intervención algunas claves “llaves de apertura” para hacernos caer en la cuenta de posibles caminos en el crecimiento de esta actitud, tanto en el ámbito personal como profesional. 

El foco hacia nuestro interior

En el ámbito asistencial estamos muy acostumbrados a afirmar y está muy asumido en nuestras instituciones el valor de una asistencia integral: bio, psico, social y últimamente vamos más allá y decimos espiritual. Esta formación fue sobre todo una invitación a poner el foco en nosotros y nosotras, a entrar en la gestión personal y asistencial de este valor que antes que nada es una actitud que podemos hacer crecer en nuestro desarrollo personal y profesional. 

Si vamos haciendo más preguntas nos vamos dando cuenta que cada cual somos un mundo de necesidades que cada día tenemos que resolver y que, en función de la gestión que hagamos de todo ello, la percepción de nuestra salud, de nuestro bienestar, de la cara que tenemos cada día, del humor que manifestamos, de los gestos que vamos realizando. Y es que podemos ser personas expertas en salud integral y a la par sentir que nuestra vida está minada en niveles que pueden llegar a ser preocupantes y poco saludables, lo cual puede contaminar nuestra disposición como agentes de salud.