Centros de Rehabilitación Psicosocial

Los CRPS de Aita Menni

El Hospital Aita Menni gestiona Centros de Rehabilitación Psicosocial en Donostia, Arrasate, Beasain e Irún. En líneas generales, todos los CRPS desarrollan su actividad dirigida a personas con enfermedad mental grave, de carácter crónico, cuyo diagnóstico se centra fundamentalmente en torno a las psicosis (síndromes cerebro-orgánicos, esquizofrenias, trastornos afectivos bipolares, trastornos depresivos recurrentes, trastornos paranoides y otros) y que ocasionalmente  pueden ir acompañados del consumo y/o dependencia de sustancias tóxicas.

Los síntomas propios de cada enfermedad mental tienden a menoscabar la competencia personal del paciente para el desarrollo de su funcionamiento psicosocial por lo que resulta necesaria la aplicación de programas rehabilitadores específicos (individuales, grupales, familiares y sociales) que permitan a la persona y su entorno social próximo mantener, e incluso recuperar, la calidad de vida previa a la aparición de la enfermedad mental.

Igualmente pretendemos favorecer la integración social y evitar la institucionalización, potenciando el acceso de las personas usuarias a los recursos de carácter público normalizados. Para ello, empleamos un abordaje intensivo que permita minimizar la sintomatología psicopatológica, prevenir la aparición de recaídas y mejorar su funcionamiento psicosocial.

De igual modo, consideramos muy importante ofrecer apoyo y asesoramiento a las familias de las personas usuarias con el fin de mejorar su capacidad de manejo y convivencia con la enfermedad mental, sin olvidar el apoyo y soporte social necesarios a la propia persona enferma para mantener sus logros alcanzados evitando así el posible deterioro personal y social.

Tratamiento biopsicosocial

Buscamos la adquisición de capacidades que mejoren la adaptación al entorno y la calidad de vida de personas usuarias y familias. En la mayoría de ocasiones, mediante el siguiente proceso:

  •  Entrenamiento de funciones y desarrollo de capacidades dentro del CRPS.
  • Apoyo y supervisión de su puesta en práctica en el entorno de vida habitual, manteniendo un enfoque dirigido a la autonomía máxima posible.

Los programas de intervención que vertebran la actividad son:

1.     Programa de Salud y Autocuidado 

La higiene personal y el cuidado integral son aspectos fundamentales de trabajo. Sobre todo con  las personas que presentan déficits en esta área, abordamos áreas de trabajo básicas como: proceso de baño/ducha, cuidado de cabello y uñas, higiene bucal, así como otros aspectos relacionados con el cuidado de la salud general: 

  • psicoeducación sobre la enfermedad mental y su tratamiento integral
  • administración de medicación: preparación, tomas, pastillero, recetas…
  • alimentación y dieta equilibrada: elaboración de dieta personal, seguimiento de peso corporal…
  • autocuidado de posibles enfermedades somáticas crónicas habituales (hipertensión, hipercolesterolemia, otras…) 

Aunque disponemos en cada centro de zona de aseo personal con baño completo adaptado para desarrollar la intervención específica, estas actividades se realizan también en los domicilios de las propias personas usuarias con la supervisión ocasional del personal del Centro, haciendo partícipe a la familia o a la persona cuidadora.

2.     Programa de Competencia Personal

Las personas con trastorno mental grave (fundamentalmente aquellas del espectro psicótico) presentan una problemática que no se agota en la psicopatología, objetivo fundamental del abordaje estrictamente sanitario, sino que, una vez lograda la compensación o estabilización de la misma, tienen asociada una compleja problemática socio-sanitaria que afecta directamente a su funcionamiento e integración psicosocial (social y laboral).

Así, se impone la necesidad de articular programas de atención integral a sus distintas necesidades psicosociales.

En el ámbito de las intervenciones psicológicas, estructuramos un Programa de Competencia Personal, que propone un abordaje con tratamientos basados en la evidencia, a través de métodos que proporcionen destrezas, competencias y herramientas de afrontamiento que permitan flexibilizar los procesos cognitivos y los recursos personales necesarios para un afrontamiento exitoso de las demandas ambientales en la comunidad. Entre los subprogramas propuestos, destacan:

•          Autocontrol y manejo del estrés

•          Entrenamiento en habilidades sociales

•          Entrenamiento en cognición social

•          Entrenamiento en resolución de problemas

•          Psicoeducación

•          Manejo del autocontrol, especialmente el referente al impulso de consumo de sustancias tóxicas

•          Reestructuración cognitiva

3.     Programa de Habilidades Domésticas y Comunitarias 

Un objetivo fundamental es conseguir que cada persona alcance el mayor nivel de autonomía posible en su vida diaria, tanto en el entorno doméstico como en el comunitario. El abordaje se centra en los siguientes puntos: 

·           Gestión de la alimentación: compras, almacenamiento y conservación de alimentos, elaboración de los platos que componen un menú saludable.

·           Uso de electrodomésticos habituales (lavadora, secadora, plancha, cocina, horno…).

·           Gestión doméstica:

a.         mantenimiento y limpieza general de las estancias y enseres de la casa.

b.         gestión de servicios y control del gasto (luz, agua, gas…).

c.         comunicación vecinal, gestión de emergencias domésticas y petición de ayuda, etc.

·           Desplazamiento autónomo en transporte público: uso de autobús y tren (rutas, horarios, cálculo de coste y uso de beneficios sociales relacionados…).

·           Nuevas tecnologías: uso del teléfono móvil, aplicaciones, ordenador, internet, TV…

·           Formación y especialización laboral. En función de las capacidades cognitivas y adaptativas de cada persona abordamos aspectos relacionados con su inclusión en programas de formación y especialización laboral en ámbito normalizado o protegido, participación en cursos de reciclaje laboral o aspectos formativos/educativos.

4.     Programa de Gestión del Ocio y Tiempo Libre

Se persigue la adquisición e integración de hábitos de socialización y ocio que puedan mantenerse e incluso se están introduciendo apoyos los fines de semana a fin de promover el ocio en estos períodos. Aquí se incluyen, entre otras, actividades deportivas individuales y grupales; seguimiento de competiciones deportivas en medios de comunicación; uso del polideportivo y otras estructuras comunitarias; inclusión en asociaciones deportivas específicas; participación en actividades organizadas a nivel interno y con otros centros del propio hospital, (Agrupación Deportiva Aita Menni, ADAM, o de otras instituciones como WHY NOT); organización de concursos propios: cocina, juegos de mesa, semana cultural, el día de…, el mes de…; participación en concursos y actividades con otros centros (de cultura general, deportivos, de cocina y repostería, de manualidades, fotografía, vídeo, música y teatro, etc.; participación en actividades externas al propio centro: cine fórum, teatro, coro, guiñol, fotografía, pintura, exposiciones, lectura y escritura, planificación de vacaciones y salidas de fin de semana, excursiones y demás alternativas; y actividades de expresión artística.

5.     Programa de Atención Familiar

Desde el momento que entra una persona usuaria en nuestros centros favorecemos la implicación de su familia en el proceso terapéutico. Recogemos la información necesaria con el fin de establecer objetivos de trabajo conjuntos. El conocimiento de la enfermedad esquizofrénica, la prevención de recaídas y las formas de tratamiento forman parte de nuestros programas psicoeducativos. Al mismo tiempo, promovemos la relación de apoyo entre las familias con la ayuda profesional del centro. Así:

·           Informamos y asesoramos sobre la enfermedad mental (psicoeducación).

·           Ofrecemos estrategias de manejo de conflictos cotidianos.

·           Facilitamos a la familia estrategias de control eficaces con el fin de prevenir estado de sobrecarga en la persona cuidadora.

·            Asesoramos acerca de recursos comunitarios que cubran sus necesidades específicas.

·           Implicamos a la familia en el proceso terapéutico.

Coordinación con otros agentes

La coordinación entre los distintos agentes que participan en el proceso terapéutico de una persona con enfermedad mental (Centros de Salud Mental -CSM-, familia o equipo terapéutico del piso tutelado) es un factor fundamental para garantizar su correcta evolución. La definición de canales de comunicación y el establecimiento de contactos regulares es esencial. Hay otras entidades que puedan participar en sectores de intervención concretos (WHY NOT, AGIFES, HURKOA, etc.) que también son tenidas en cuenta en el proceso asistencial si se encuentran inmersas en el plan terapéutico.