Aita Menni, en la Reunión Anual de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría

19/09/2016

El director médico del Hospital moderó una mesa en la que distintos especialistas debatieron sobre la rehabilitación e integración de las personas con enfermedad mental.

Foto: UNED Tudela

Durante los pasados días 15 y 16 de septiembre se celebró en Tudela (Navarra) la XV Reunión Anual de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría, que este año se ha organizado conjuntamente con la UNED de Tudela. En este evento se dan cita cada año más de 100 expertos en salud mental de Navarra y del País Vasco. Los especialistas en Psiquiatría reunidos reivindicaron la integración de las personas con enfermedad mental en la sociedad y subrayaron su valía para el mercado laboral.

Las personas con un diagnóstico de enfermedad mental pueden responder a una oportunidad de trabajo o reinsertarse en la sociedad, con unos niveles de apoyo adaptados. Su valía es importante, y la sociedad debería fijarse no tanto en los déficits sino en las virtudes. Afirmaciones como éstas fueron realizadas durante la mesa redonda que estuvo moderada por el director médico del Hospital Aita Menni, el doctor Ignacio Quemada.

Psicopatología y cultura

Bajo el lema global “Enfermedad mental: integración familiar y laboral”, se profundizó en la integración de los pacientes en la sociedad, como fin último de los tratamientos. El Presidente de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría, el doctor Jorge Pla, así lo aseguraba: “Integración. Porque cuando uno de nuestros pacientes se recupera de la enfermedad que tiene,  el reto de todos es conseguir que verdaderamente recupere la vida anterior que tenía. Familiar y laboral, porque lo que realmente hace que el paciente no tenga estigma es que se reincorpore a su vida familiar y al trabajo”.

Potenciar todas aquellas áreas sanas del paciente y no fijarse exclusivamente en los déficits es la clave. En este sentido, Blanca Yániz Igal, de Avanvida, doctora en Psicología y directora del Centro de Recuperación Psicosocial QUEILES Tudela exponía: “Nos centramos en el desarrollo de las capacidades de las personas y no tanto en los déficits que supone el trastorno”.

Los especialistas reunidos remarcaron que la sociedad ha de ser más comprensiva e integradora. Precisamente sobre la relación compleja existente entre la psicopatología y la cultura versó la conferencia inaugural, impartida por el profesor Germán Berrios, catedrático emérito de Epistemología Psiquiátrica de la Universidad de Cambridge. 

Atención a los cuidadores

La jornada del viernes sirvió para explicar cómo la rehabilitación de los pacientes con enfermedad mental se centra en la persona. En este espacio, el doctor Manuel Martín Carrasco, director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas (Fundación Mª Josefa Recio, de Hermanas Hospitalarias) presentó el proyecto EDUCA, que es el primer estudio experimental sobre la eficacia de los programas psicoeducativos en las personas cuidadoras, para prevenir la sobrecarga y el estrés que derivan del cuidado de pacientes con demencia. 

Estudio EDUCA-III, dentro del “Proyecto EDUCA”, viene a demostrar que aplicar a cuidadores informales de personas con esquizofrenia un programa psicoeducativo para prevenir o aliviar la sobrecarga que se deriva de cuidar mejorará su estado de salud y de forma indirecta beneficiará al paciente.  

El doctor Martín señaló que “los cuidadores comparten el estigma que tienen los enfermos y tienen cierta tendencia a ocultar la enfermedad y a sentirse excluidos”. Al aplicar el programa psicoeducativo, los profesionales de la salud mental  enseñan a los cuidadores a manejar el estrés con ejercicios y entrenamiento, y a resolver los problemas que se presentan en el día a día.

Premio Julián de Ajuriaguerra

El resto de mesas que conformaron el programa se centraron en la rehabilitación y reinserción de pacientes en edad avanzada y en edad infantojuvenil. Al final de la mañana del viernes se entregó el premio Julián de Ajuriaguerra a la asociación navarra ANASAPS. Los psiquiatras de Navarra y del País Vasco otorgan este premio a personas y entidades con una especial implicación en los cuidados de las personas con enfermedad mental.