Disminución de la conducta agresiva y disruptiva mediante la intervención multisensorial en sala Snoezelen

03/08/2020

Escrito por: Leire Zamora Birichinaga. Psicóloga general sanitaria-Máster en Psicología Clínica. La autora valora en este artículo los beneficios en cuanto a la disminución de la conducta agresiva y disruptiva mediante la intervención multisensorial en sala Snoezelen dentro del Área de Discapacidad Intelectual y Trastorno del Espectro Autista del Hospital Aita Menni.

Nuestra psicóloga analiza los beneficios de la intervención basada en la estimulación multisensorial en los trastornos comportamentales. En estas líneas resume el trabajo publicado por la Universidad Internacional de La Rioja (Facultad de Ciencias de la Salud), que consiste en el análisis de un diseño cuasi-experimental longitudinal pretest-posttest tras la intervención multisensorial en sala Snoezelen. En el estudio han participado 20 pacientes con discapacidad intelectual, trastorno del espectro autista y trastorno mental con graves alteraciones de conducta hospitalizados en el Área de Discapacidad Intelectual y TEA de nuestro hospital. 

La integradora social Naroa Odriozola y la psicóloga Leire Zamora en nuestra sala Snoezelen 

Introducción:

Los trastornos de la conducta en personas con discapacidad intelectual y trastornos del espectro autista se han convertido en una de las áreas de interés entre los profesionales de la salud mental. Es por ello, que en la actualidad han aumentado de forma significativa los conocimientos etiológicos, así como de evaluación e intervención. Asimismo, en las últimas décadas se han realizado varios estudios sobre la estimulación sensorial y los beneficios que tiene en las personas con trastorno del espectro autismo, debido al déficit sensorial que presentan.

Snoezelen se compone de dos palabras holandesas: “snuffelen”, que significan sorber por la nariz, y “doazelen”, que significa calma. “Se trata de una forma de vivenciar situaciones y estímulos inherente a la especie humana, algo que se ha ido realizando desde tiempos inmemoriales” (Cid, 2012).

El entorno Snoezelen tiene como objetivo potenciar todas las entradas sensoriales, ya que se basa en la idea de que vivimos en un entorno repleto de sensaciones creadas por la luz, el sonido, el tacto, etc., a través de nuestro órganos sensoriales, como los ojos, oídos, nariz, boca o piel (Burns, Cox y Plant, 2000). Es por ello, que los entornos multisensoriales permiten encontrar formas de relacionarse con el mundo, de sentir placer o de reconocer partes del cuerpo, mediante experiencias sensoriales agradables generadas en una atmósfera de confianza y relajación.

Aunque hemos podido ver en otros estudios los beneficios obtenidos en la calidad de vida de los sujetos tras la intervención en Snoezelen, desde la UDI hemos querido valorar los beneficios que puede tener una intervención basada en la estimulación multisensorial en un ambiente Snoezelen en los trastornos comportamentales, en un marco de hospitalización clínica de personas con discapacidad intelectual y trastorno del espectro autista con trastorno de la conducta.

Metodología:

Este estudio, en el que han participado 20 pacientes, se ha desarrollado en el marco de hospitalización clínica en el Área de Discapacidad Intelectual y Autismo de Hermanas Hospitalarias-Hospital Aita Menni. Actualmente, el área está compuesta por 42 personas ingresadas, que hasta fechas recientes no contaba con una intervención específica de estimulación multisensorial.

La intervención se realizó de forma individual, con una duración de 3 meses, asistiendo a la sala una vez por semana. En la misma línea de intervención, se continuó con la intervención psicopedagógica y psicofarmacológica a nivel individual y grupal.

Instrumentos:

Se aplicaron dos instrumentos de evaluación para medir la frecuencia y la gravedad de la conducta asociada en tres momentos diferentes: 

  • Inventory for Client and Agency Planning (ICAP; Bruininks et al, 1986)
  • Scatter plot. Hoja de registro para la identificación de estímulos de control de las alteraciones de la conducta (Touchette, MacDonald, & Langer, 1985). 

Todos los datos se recogieron durante los meses correspondientes de evaluación mediante la observación directa y registros de alteración conductual propios de la Unidad.

Procedimiento:

El estudio comenzó en septiembre del 2019 y finalizo en noviembre del 2019 y se realizó en la sala Snoezelen de la UDI del Hospital Aita Menni.

Tras el periodo de elección y selección, durante el mes de septiembre se realizó una evaluación previa a la intervención de la gravedad y frecuencia de cada conducta asociada en cada participante, mediante las escalas de ICAP y Scatter plot.

La intervención en Snoezelen, comenzó el 1 de octubre y finalizo el 29 de noviembre. En este periodo, cada participante acudía una vez por semana a la sala Snoezelen junto con la integradora social, Naroa Odriozola, con un tiempo estimado de entre 30 y 45 minutos.

Al cabo de un mes de intervención, el 31 de octubre, se hizo una evaluación pretest con las mismas escalas, y el 30 de noviembre se realizó una evaluación postest, donde se recogieron los datos mediante el programa SPSS (Statistical Package for the Social Sciences), con el fin de poder obtener datos estadísticos.

Análisis de datos:

Este estudio consistió en un diseño cuasi-experimental longitudinal pretest-posttest, con el fin de poder evaluar la efectividad de la intervención multisensorial en tres meses de duración. Para ello, por un lado se realizó un análisis descriptivo de las principales variables objeto del estudio. Por otro lado se llevó a cabo un análisis exploratorio. Además, se han comparado las distribuciones PRE y POST para cada variable y por último se compararon las distribuciones de PRE, POST y FINAL para cada variable estudiada.

Resultados y discusión:

Para valorar la disminución de la frecuencia y la gravedad de las conductas presentadas en toda la muestra tras tres meses de intervención, los resultados obtenidos no permiten confirmar la presencia de un efecto de la intervención Snoezelen en todas las conductas señaladas. Aunque la puntuación obtenida en cada conducta problema disminuye desde la medida pretest hasta la medida final, no ha sido suficiente para valorar la eficacia de la intervención en la disminución de todas las conductas. Señalar que para realizar este estudio se utilizó una muestra muy pequeña, aspecto a tener en cuenta a la hora de describir la escasa capacidad de la prueba estadística.

No obstante, hemos podido determinar que la gravedad y la frecuencia de las conductas agresivas y disruptivas que presentaban los sujetos han disminuido de forma significativa.

Observando los resultados de nuestra muestra, podemos aceptar que la intervención Snoezelen aumenta el nivel de relajación y de bienestar en la persona. Si bien, aunque no hemos dado con un registro que demuestra objetivamente el bienestar de la persona, hemos podido observar durante cada sesión cambios posturales, relajación muscular, disminución de la ansiedad a la hora de comunicarse, incluso una mejoría emocional. No obstante, estas sensaciones solo se mantenían como mucho en los próximos minutos después de finalizar la sesión, probablemente debido a la estimulación ambiental del Centro.

La doctora María del Carmen Gómez Gómez (Gómez-Gómez, 2009) aportó datos estadísticos en el ámbito del TEA, donde la intervención multisensorial reduce hasta un 75% las autolesiones. En este estudio no podemos aceptar ese resultado, dado que los datos obtenidos no son estadísticamente significativos.

En este estudio, de los 20 participantes, tres sujetos presentaban estereotipias de balanceo, rituales obsesivos y gritos repetitivos de forma continua. Se puede observar que las estereotipias que presentaban bajan de intensidad, a la vez que se nota una disminución del nivel de ansiedad, menor tensión muscular y una respiración pausada.

En un estudio bibliográfico sobre las alteraciones de conducta en TEA de Hervás, A. y Rueda, I. (2018), describían algunas alteraciones del entorno que suelen precipitar los problemas conductuales. Partiendo de esta premisa, señalar que durante nuestra investigación sucedieron varios cambios ambientales, lo que hizo que aumentaran las alteraciones comportamentales.

Conclusiones:

En resumen, podríamos decir que no hemos obtenido resultados significativos en la disminución de todas las conductas presentadas (heteroagresividad, autoagresividad, conducta disruptiva, desobediencia) durante estos tres meses. No obstante, hemos podido observar que sí ha habido una disminución en las todas ellas.

Por un lado, mediante la observación directa, hemos podido detectar signos y sensaciones de bienestar y relajación durante el tiempo que duraba la sesión, tanto en los sujetos como en los profesionales. Así mismo, hemos podido observar la disminución de las conductas estereotipadas y rituales obsesivos.

Por otro lado, los factores ambientales son elementos que no podemos controlar en su totalidad y que afectan directamente a las personas participantes a nivel emocional, psicológico y conductual. A este respecto señalar que han sido unas fechas complicadas para realizar el estudio, ya que en estos tres meses nos hemos visto afectados por varios cambios ambientales.

En conclusión, la intervención multisensorial en ambiente Snoezelen en el marco hospitalización clínica de personas con DI y TEA y trastorno de la conducta disminuye la frecuencia y la gravedad de las alteraciones comportamentales y mejora el bienestar emocional. No obstante, debido al bajo número de investigaciones en este ámbito, sería imprescindible continuar investigando sobre los beneficios que tiene el Snoezelen en las alteraciones del comportamiento.