Personas usuarias del CRPS Beasain repitieron voluntariado en la Ehunmilak

22/08/2018

Este tipo de actividades son vitales para lograr cambios de rutinas y conseguir un compromiso con la salud. El participar en la comunidad contribuye a disminuir el estigma social, ya que la falta de información así como la falta de experiencias con este colectivo limitan la inclusión social.

En numerosas ocasiones hemos comentado algunos de los beneficios que nos aporta la actividad de voluntariado en nuestras competencias sociales y personales. El modelo de recuperación mantiene que las personas con enfermedad mental son capaces de construir una vida más allá de la enfermedad y de sus síntomas. Contar con actividades que son significativas para las personas además de la satisfacción personal a la hora de analizar los desempeños ocupacionales es vital para lograr cambios de rutinas y conseguir un compromiso con la salud. 

Por otro lado, el hecho de realizar una actividad en la comunidad contribuye a disminuir el estigma social existente, ya que la falta de información así como la falta de experiencias con este colectivo son las principales variables que limitan la inclusión social, las relaciones sociales así como la participación en la sociedad.

Otro año más, la organización brindó la oportunidad de tomar parte a las personas usuarias del CRPS en uno de los eventos más importantes de la comarca: la Ehunmilak. Esta durísima carrera de montaña, que empieza y termina en Beasain, se celebró los días 13 y 14 de julio. Es la primera vez que por circunstancias climatológicas adversas se tuvo que suspender una vez comenzadas las diversas carreras. La rápida intervención por parte de la organización y otras entidades que velaban por la seguridad de las personas participantes lograron evacuar a más de 900 personas en tres horas.

Algunas personas quisieron repetir su labor como voluntarias, ya que el año pasado su participación originó cambios importantes en su actitud vital (aumento de intereses específicos, aumento en la capacidad y eficacia personal, asentamiento de valores); otras lo hicieron por primera vez. El hecho de haber generado espacios en los que comentar la experiencia del año pasado y darle el valor que requiere contribuyó a que haya habido nuevas incorporaciones a esta actividad.  

A continuación plasmamos algunos testimonios de las personas usuarias que han participado:

  • “Participar de voluntarios en una prueba internacional (...) ha sido muy positivo en todos los sentidos. Somos un grupo con distintos grados de discapacidad y relacionarnos con personas deportistas sanas y positivas nos ayuda a crecer ante nuestros problemas”. Imanol.
  • “Todo estaba bien organizado, nosotros solo teníamos que aportar nuestro granito de arena y gracias a todo el mundo desde la organización, al equipo del centro, que estaban ahí para ayudarnos en cualquier pequeño problema que surgía y a los participantes, nos ayuda positivamente en nuestros pequeños problemas psicológicos”. Imanol.
  • “Ha sido una experiencia bonita la de abastecer a los corredores con armonía”. J.A.
  • “Esperemos que esta iniciativa positiva se prolongue durante más años, porque nos hace bien, nos hace sentir útiles y felices”. Imanol.

Desde aquí queremos dar nuestra más sincera enhorabuena a la organización, y una vez más especialmente a Begoña, por darnos la oportunidad de participar en un acto social de este calado. Esperamos repetir el año que viene.

Y no podemos dejar de felicitar a todas las personas participantes por la lección de superación ante adversidades que han mostrado; y por supuesto a la personas ganadoras de esta prueba: Javi Domínguez  y Ewa Majer (Ehunmilak); y Álvaro Ramos y Uxue Fraile (G2H).