AITA MENNI

Misión, visión y valores

MISIÓN

Nuestra misión va dirigida hacia el cuidado y la rehabilitación de las personas con enfermedad mental y discapacidad. La persona que sufre es el centro de nuestra misión y a ella se dedican todos los recursos de la institución. La acogida y el servicio a personas enfermas, dentro de un respeto profundo por su dignidad y entidad, es la base del Proyecto Hospitalario Asistencial de Aita MenniDesde una visión humanista y cristiana de la persona, considerada inviolable en su unidad y dignidad, acoge a todos sin distinción de raza, género, religión, ideología o clase social y les presta una asistencia integral. Sus características esenciales son:

  • Respeto a los derechos humanos de las personas. 
  • Dedicación preferente a las personas enfermas más desasistidas, con las mayores limitaciones físicas o psíquicas.
  • Calidad tanto asistencial como humana.
  • Actitud empática, acogedora y liberadora hacia la persona necesitadas.

La Misión Hospitalaria de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, en su universalidad e interculturalidad, responde con identidad propia a necesidades existentes y está implementada en países donde su servicio es de solidaria urgencia. Está presente en la actualidad en 25 países de cuatro continentes: Europa, América, África y Asia.

VISIÓN

El servicio hospitalario, abierto y dinámico, configurado desde una visión y prácticas inclusivas, reintegradoras y promotoras de vida, constituye una fuerza de transformación social sin fronteras a favor de una humanidad más sana y fraterna. En este sentido, Aita Menni quiere ser un centro de referencia en la atención integral a las personas que sufren enfermedad mental y otras formas de discapacidad por el hecho de ofrecer una atención humana, eficiente y de calidad, en la que se consideran todas las dimensiones de la persona humana conforme a los valores de la ética y la Hospitalidad.

Nuestras instituciones, como instituciones de Iglesia en su dimensión socio-caritativa, se caracterizaran siempre por la justicia y el compromiso de amor concreto al prójimo.

Quienes realizamos el servicio hospitalario, desde distintas visiones unificadas por la Hospitalidad, somos como el buen samaritano: no pasamos de largo, miramos, vemos, nos dejamos conmover y, compasiva y solidariamente, actuamos; en una palabra: Somos personas hospitalarias, es nuestra misión compartida.

VALORES

Los valores de la Comunidad Hospitalaria determinan nuestra ética y forma de trabajar, guían las decisiones, trasmiten los objetivos y animan actitudes. Pero podemos sintetizar todos nuestros valores en uno solo: la Hospitalidad. La Hospitalidad entendida como un servicio a los demás (cuidar, acompañar y ofrecer consuelo) es el pilar central de nuestro trabajo, desde la inspiración cristiana de las Hermanas Hospitalarias y su fundador, Benito Menni. Consiste en ofrecer espacio y tiempo, atención y cuidado, humanidad y recursos a los destinatarios de nuestra misión. Para explicitar este valor síntesis lo desarrollamos en ocho valores en él implicados:

1. Sensibilidad por los excluidos

Nuestra Hospitalidad conlleva y alimenta la empatía preferentemente con los excluidos por la enfermedad o limitación psíquicas.

2. Servicio a las personas enfermas y necesitadas

Todo está y todos estamos al servicio de las personas que atendemos; ellas son el centro de nuestra organización.

3. Acogida liberadora

Nos caracterizamos por la calidez de la acogida con paciente gratuidad. Pretendemos la más alta rehabilitación. Cuidamos con calor de hogar.

4. Salud integral

Nuestro trabajo por la salud abarca todas las dimensiones de la persona según el humanismo integral. Nos proponemos curar y cuidar.

5. Calidad profesional

Somos efectivos en nuestro servicio mediante el rigor profesional, la eficiencia en la gestión, el trabajo en equipo, la adaptación de dispositivos y la permanente actualización de los profesionales.

6. Humanidad en la atención

Cultivamos explicita y prácticamente la humanización en los planteamientos y en cada concreta actividad. Nuestra atención es un encuentro humano que prioriza la dignidad de la persona.

7. Ética en toda actuación

Nos exigimos ser éticos, según los criterios de la bioética y el principio de la Hospitalidad, en todo nuestro actuar.

8. Conciencia histórica

Fomentamos la conciencia individual y colectiva de formar parte de la historia hospitalaria, fieles a los orígenes, protagonistas del presente, constructores del futuro hospitalario.

La calidad es un valor inseparable de la atención sanitaria y social que ofrecemos a las personas, basada en el trabajo y compromiso de todos nuestros profesionales con la mejora continua.