Ángel Martín, la oportunidad de la locura